Cuenca

Qué hacer y qué ver en Cuenca – Planazos para FLIPAR

By noviembre 15, 2019 No Comments

Cuenca (España) es una ciudad pequeña, sin embargo, recorrer y visitar los lugares más emblemáticos de ella te tomará varios días. Si tienes pensado ir a esta maravillosa ciudad durante seis días, es importante que planifiques qué harás cada día de tu estadía y que sigas los siguientes consejos para que puedas conocer la mayor parte de esta asombrosa ciudad.

Cuenca es una de las ciudades más hermosas de España, su pasado histórico y cultural la convierten en el destino turístico de miles de españoles y extranjeros durante cada año. Esta hermosa ciudad te ofrece diferentes escenarios para disfrutar y degustar. Si aún no has visitado a Cuenca y estás buscando un lugar a dónde ir en tus tiempos libres, no busques más, Cuenca lo tiene todo para ti.

Cuenca una ciudad con historia

Cuenca es un municipio de Castilla-La Mancha, capital de la provincia homónima de Cuenca (España). Cuenta con una superficie de 911 km2 y una población de poco más de 50 000 habitantes.

El origen de la ciudad se remonta al Paleolítico Superior, donde sus innumerables objetos prehistóricos dan fe de esta afirmación. Sin embargo, sus construcciones datan a partir de la Edad Media tras la invasión musulmana, aproximadamente durante el siglo VIII, para ese entonces la  ciudad fue llamada Al-Kunka.

El territorio de la actual Cuenca, fue recuperado por Alfonso VIII con ayuda de otros reyes, en el año 1177, pasando a ser una ciudad fortificada cuyo título de ciudad fue concedido por Alfonso X en el año 1257. Desde sus inicios, la ciudad se desempeñó en la industria textil, siendo esta su principal actividad económica.

En la actualidad, el turismo ocupa una de las principales fuentes de ingresos de la ciudad. Se estima que cerca de 100 000 turistas visitan a Cuenca por cada año.

Cuenca una ciudad de clima fresco y ecología exuberante

Debido a su ubicación, la ciudad de Cuenca presenta un clima mediterráneo continentalizado, lo que  permite durante todo  el año que exista un ambiente fresco, cuya temperatura oscila entre los 13,1° C. Cuenca es una ciudad de constantes precipitaciones fluviales, lo que la hace un lugar húmedo y de temperaturas frescas para que puedas olvidarte de los días calurosos.

Gracias a su clima y precipitaciones, la ciudad se viste de un hermoso color verde intenso, característico de los emblemáticos pinos que rodean a la ciudad y de las diferentes áreas montañosas que ciñen a la capital.

Atractivos de Cuenca, para enamorarse

Cuenca es una ciudad ideal para los amantes de la cultura, la historia y el arte. Alrededor de toda la ciudad podrás encontrar diferentes museos, espléndidas estructuras arquitectónicas antiguas y diferentes actividades culturales que hacen de Cuenca un lugar mágico.

La ciudad se encuentra rodeada de numerosas estructuras de origen gótico y renacentista, siendo estos uno de los principales atractivos de la ciudad. Asimismo, no se puede dejar de hablar de sus numerosas edificaciones religiosas, destacando la Catedral de Cuenca, cuya estructura deja a más de uno encantado, pues, mezcla el estilo gótico del siglo XII (siglo en que inició su construcción) con el estilo renacentista.

Uno de los principales atractivos para los turistas, son las maravillosas casas colgadas. Las cuales consisten en un conjunto de viviendas edificadas a mediados del siglo XV y cuya estructura aún permanece intacta, estas antiquísimas casas están construidas encima de la hoz del Huécar. De todas las casas colgadas existentes en Cuenca, solo tres son aptas para ser visitadas: La casa de las sirenas y las dos casas del Rey.

Sin lugar a dudas, Cuenca es un lugar ideal para despejar la mente. Aunque es una ciudad pequeña, en su territorio guarda múltiples opciones para el disfrute, bien sea que vayas solo o acompañado, la ciudad te brinda las mejores opciones. Su gastronomía, gente y localidades se ajustan a tus preferencias, otorgándote un paraíso encantado donde el presente y el pasado convergen, volviéndote un protagonista de la nueva historia.

 

1.- ¿Dónde hospedarse?

Al momento de decidir en cuál lugar vas a hospedarte, Cuenca te ofrece dos opciones para buscar los mejores hoteles. La primera opción, es buscar hoteles en el casco histórico de Cuenca y, la segunda, buscar alojamiento en la ciudad moderna.

El casco histórico de Cuenca, es el principal atractivo de la ciudad, pues, posee numerosas edificaciones antiguas y rastros de la historia de esta hermosa ciudad. De hecho, se encuentra ubicado en un peñón rocoso, rodeado de los ríos Júcar y Huécar. Esta hermosa parte de la ciudad fue declarada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1996.

Por otra parte, la ciudad moderna de Cuenca, no deja de ser menos importante que el casco histórico, pues, a lo largo de la capital podrás encontrar diversos museos y monumentos que sin lugar a dudas, te dejarán aún más enamorado de la ciudad. En esta área de Cuenca, las opciones de hoteles son mucho más variadas.

Decidir en cuál parte de Cuenca te vas a hospedar es importante. Sin embargo, ambas opciones son ideales y debido a lo pequeño de la ciudad, es posible trasladarse de un lugar a otro caminando.

2.- Lugares imprescindibles para visitar en Cuenca

Una forma de recorrer a Cuenca es visitando, cada parte de ella por separado, en el casco histórico no sólo podrás observar la historia sino además, gozar de las mejores vistas de Cuenca.

Casas colgadas de Cuenca: se tratan de maravillosas casas edificadas una sobre otra, las cuales se encuentran sobre el río Huécar. Estas encantadoras casas fueron construidas a mediados del siglo XV y constituyen el principal ícono de la ciudad. En conexión con ellas, se encuentra el famoso Puente de San Pablo, construido en el siglo XVI.

Plaza Mayor: Ubicada muy cerca de las casas colgadas, se encuentra esta maravillosa plaza, cuyo principal atractivo es la Catedral de Cuenca, que conjuga el mejor diseño gótico y renacentista del siglo XII.

La calle Alfonso VIII: En homenaje al Rey que conquistó la ciudad en 1177, en esta calle podrás observar numerosas casas y edificaciones de siglos pasados, de colores llamativos y realmente encantadores. Muy cercano a esta calle, se encuentra la Torre Mangana, otro lugar que no puedes dejar de visitar.

En tu recorrido debes incluir a las Ruinas del Castillo de Cuenca, que te ofrece una de las mejores panorámicas de la ciudad. 

3.- Maravillas naturales de Cuenca, ¿a dónde ir?

Alrededor de Cuenca, podrás encontrar maravillosas bellezas naturales, como es el caso de la Serranía, dónde se encuentra la asombrosa Ciudad Encantada de Cuenca, un paraíso arqueológico de más 90 millones de años.

Muy cercano a la Ciudad Encantada de Cuenca, se encuentra, el Ventano del Diablo, un mirador natural que te ofrece una de las mejores vistas de la hoz de Juécar y de la Serranía de Cuenca. Otro lugar que debes incluir en tu lista, es el nacimiento del río Cuervo, cuyas caídas de agua son realmente mágicas.

Cuenca además presenta numerosos museos y opciones de paseos nocturnos que harán de tu viaje único y perfecto. Es una ciudad que te ofrece tranquilidad y disfrute. Durante seis días encontrarás muchas razones para volver a esta ilustre ciudad.

Tres cosas qué hacer en Cuenca

La provincia de Cuenca se encuentra ubicada en España. Esta mágica ciudad ha sido dividida en dos partes: la medieval y la moderna. Ambas se conjugan de una manera armoniosa, razón por la cual, la Ciudad Histórica de Cuenca fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en el año 1996. Si planificas una visita a esta hermosa ciudad, hay tres lugares que deberías incluir en tu proyecto. Se trata de conocer el Puente de San Pablo, las famosas Casas Colgantes y la Catedral de Cuenca.

La hermosa Ciudad Histórica de Cuenca

La ciudad de Cuenca es una provincia española, perteneciente a la comunidad autónoma Castilla- La Mancha y tiene dos zonas diferenciadas geográficamente, producto de los acontecimientos históricos acaecidos en Cuenca. Hacia el sur de la ciudad se encuentra la Cuenca moderna y hacia el norte la Cuenca medieval o histórica.

Dado a su ubicación en lo alto de la provincia y al origen  de esta parte de la ciudad que aún se conserva, influyeron en la decisión de la UNESCO de declararla Patrimonio de la Humanidad en 1996. Sencillamente, se trata de una alternativa interesante, donde se conjuga la historia y la cultura en un solo lugar.

El Puente de San Pablo

El maravilloso Puente de San Pablo fue construido por los lugareños sobre el río Huécar hacia  el año 1560 (siglo XVI). En su construcción se utilizaron piedras y así se mantuvo por espacio de casi 300 años. Sin embargo, producto de los deslizamientos en la zona, el mismo fue colapsando. Posteriormente,  con la llegada de la modernidad, el puente fue reconstruido en 1903 utilizando hierro y madera. Pero, se conservó el material de piedra original en los extremos del puente.

Este puente tiene 106 metros de largo y una altura sobre el río de 40 metros. Une el antiguo Convento de los Dominicos con las Casas Colgantes. Es un increíble mirador que permite disfrutar de la vista del acantilado y la ciudad.

Casas Colgadas

que ver en cuenca

Al transitar el Puente de San Pablo, nos encontramos con las famosas Casas Colgadas que representan uno de los lugares más impactantes de la ciudad de Cuenca. Se trata de unas casas alargadas y estrechas construidas en el voladizo a orillas del río Huécar. Su construcción obedeció más a la necesidad de los lugareños que a  un asunto de vistosidad. Siendo uno de sus atractivos: los balcones dan hacia el río.

Actualmente, existen tres casas cercanas al Puente de San Pablo que pueden ser visitadas. Una de ellas es sede del Museo de Arte Abstracto (el mejor museo de arte abstracto de España) y su entrada es totalmente gratuita.

La Catedral de Santa María y San Julián

Castilla la Mancha, Cuenca, España, Iglesias, Catedral de Cuenca

Otra interesante alternativa a visitar es  la Catedral de Santa María y San Julián. Se encuentra ubicada en la Plaza Mayor de la Cuenca histórica. Esta catedral presenta tres estilos arquitectónicos: gótico, barroco y neogótico. Muy al  estilo francés, su construcción se inició a finales del siglo XII y finaliza en el siglo XX con la remodelación de su fachada.

En su interior se encuentran varias capillas que se caracterizan por la belleza de sus techos en madera. También tiene una variedad de hermosos vitrales. Para realizar el recorrido por esta majestuosa catedral es necesario cancelar una entrada bastante económica y se cuenta con una audioguía durante la visita.

Sin duda alguna que la elección de la ciudad de Cuenca como destino en su próximo viaje es una alternativa interesante, especialmente la visita a la Cuenca histórica o medieval, siendo una forma de viajar a través del tiempo por la belleza de sus construcciones.

 

 

Leave a Reply